LOADING

31318040980_4a48a4a39e_b

Elemental, querida Emma.

ene 22nd, 2017

” No es para tanto” Decía una señora que iba tras de mi al salir al cine. La ignorancia es muy atrevida. La La LAND es un musical. Es artificio. De todos los géneros, el mejor indicador de ese artificio. En él, los personajes se permiten abrir su realidad en canal para soñar cantando, o celebrar toda una gama de sentimientos entonando la melodía que mejor los enfatice. Nació con el sonoro y vivió decadas de esplendor.

Cuando estudiaba y el profe de turno nos ponia una peli de 1933 La calle 42 asomabamos ignorantes de 18 años y empezábamos a bostezar antes de siquiera empezar la película para pasar al asombro de unas coreografías increíbles para la época. Después el genero encumbró a Kelly, Astaire, Sinatra, Garland, Van dyke, Andrews y tantos otros hasta mezclarse en dibujos animados que no son mas que grandes musicales( quiza siendo top en este sentido el Rey León).

Desde 2002 el musical es inocuo. Chicago dejo un vacío enorme. Pelis como el Fantasma de la opera, o Sweeney todd o Mamma mia! son entretenimientos olvidables. Las no publicitadas en España como Dreamgirls o Hairspray son divertidas y bien elaboradas para un público mas americano. Amanecer en Edimburgo fue un oasis en un desierto ya demasiado largo, pero LA LA LAND es otra historia, es una obra maestra.

La secuencia inicial de 6 minutos en plano secuencia cortando la autopista del intercambio Century Freeway 110 de los Angeles, con cientos de coches en un atasco bailando y moviendo la camara como nunca se ha visto sin cortes es brutal. Yo he estado en esa autopista y se lo que os digo.
31690502345_6e5622bce6_b

La primera media hora es pura fotografía. Son rojos vintage y es el amarillo del vestido con el fondo azul de la hora azul en Hollywood Drive que es la carretera que sube al Observatorio Griffith Park. Si vais el lugar se llama Cathy´s Corner pero no encontrareis el banco ni las farolas que son atrezzo. La secuencia es tambien sin cortes.
31318040980_4a48a4a39e_b

La siguiente hora de película es una montaña rusa de jazz. Sale John Legend por cierto. Nada tiene sentido pero envuelve. Envuelve ver a Gosling tocando él mismo el piano. Envuelve la música de Hurwit y envuelve el director envolviéndonos con cada imagen. El final y sus últimos 20 minutos es lo mejor que se ha visto en cine en décadas. Y como el Jazz todo cobra sentido.

Es una pélicula para viajar. Y yo me quedé sorprendido de la cantidad de sitios que aparecen en la peli y que yo he estado alli! Desde Bunker Hill y su funicular al Gran central Market o la cafetería donde la protagonista trabaja en plenos estudios Warner y el paseo que se dan por alli, ese paseo lo he paseado yo con mi mujer!
30848871614_7be4bc5ee9_b

30848877414_db2a7b948f_b

30880320463_0e68ddaa33_b

31544655552_3b916ccdaf_b

Mención aparte los protagonistas. Gosling puede parecer en todas las películas igual pero nada mas lejos de la realidad. Esta sublime. Pero Emma Stone es otro rollo. Si en Birdman se comía la pantalla, aquí la devora. Lleva la interpretación a otro nivel. Garbo estaría orgullosa. Cada mirada, gesto, baile, cada frase es sencillamente un manual interpretativo apoyado con un manejo de la camara del director sencillamente maravilloso.

Y nunca una pareja en pantalla ha tenido tanta química en un musical desde Fred y Ginger. Química nuclear diría yo.

La escena del banco ya quedará para la historia, como el final de la película. Otros 6 minutos sin cortes. Con el vestido amarillo de Emma para la historia que será recordado como ha sido siempre recordado el de Monroe en la tentación vive arriba. Con una fotografía bestial.

En este video podéis ver como se rodó y como cerraron esa autopista para la escena inicial.

Es cierto no era para tanto. Solo es el mejor musical en los últimos 30 años.

Nosotros estuvimos alli entra AQUI

LEAVE A REPLY